Publicidad

Depósitos para menores de edad

Los niños suelen tener de todo, y son cada vez más los abuelos o padres que acuden a los bancos para abrir una cuenta a sus nietos/hijos o contratar algún producto de ahorro a largo plazo. En todas las entidades y bancos es posible abrir una cuenta a menores de edad, siempre y cuando aparezca su tutor legal en la cuenta hasta que cumpla a mayoría de edad.  Los menores de edad pueden figurar como titulares del depósito y otra persona de representante. A continuación enumeramos las documentos que necesitarás para poder hacerlo.

depositos-bancarios

1. DNI o NIF del niño, imprescindible para abrir la cuenta

Para abrir una cuenta corriente a nombre de un menor, es necesario que este tenga DNI. Muchos niños carecen de este documento porque solo es obligatorio para quienes hayan cumplido 14 años. Si carecen de él y los padres quieren contratar la libreta de ahorro, tienen dos opciones: hacerles el DNI o solicitar un NIF provisional en la Agencia Tributaria.

  • Con DNI, necesitan pedir cita previa y después acudir a la comisaría junto con el niño, su certificado de empadronamiento, el de nacimiento y una foto de carné, además de abonar las tasas.
  • Sin DNI, deben solicitar el NIF provisional para el menor, también denominado NIF-K, letra con la que se diferencia del definitivo. Para obtenerlo, es necesario ir a la correspondiente oficina de Hacienda y presentar el DNI del padre, la madre o el tutor, fotocopia del libro de familia o el documento judicial que acredite la representación del menor y el modelo 030 que entrega la Agencia Tributaria.

2. Titularidad de la cuenta

En el caso de productos dirigidos en exclusiva a los más pequeños, el niño es a menudo el único titular y los padres o uno de ellos figuran como representantes legales. Muchas veces son los únicos con potestad para disponer del dinero. También se puede pactar que en el caso de que el menor realice operaciones en la cuenta corriente, se respalden con la firma del padre, la madre o el tutor.

En el momento en que el titular llegue a la mayoría de edad o a la emancipación, sus progenitores dejarán de figurar como representantes. Los titulares menores de edad, desde el momento en que abren el depósito o sacan un rendimiento de él, tienen consideración de contribuyentes del IRPF.

depositos

Características de las cuentas para menores

  • Los productos dirigidos a niños no llevan asociados gastos por gestión o mantenimiento, independientemente del saldo de la cuenta o del dinero a ingresar. Tampoco cobran comisiones por otros servicios, como el traspaso periódico de dinero desde la cuenta de los padres.
  • Al contratar estos productos, dirigidos a niños se ofrecen regalos y obsequios adaptados dependiendo del tipo de producto o ingreso. Por ejemplo peluches, relojes o una videoconsola.
  • Las entidades premian el incremento de saldo. Sortean artículos que interesan a los menores, como consolas, reproductores de música, entradas a conciertos o a parques de atracciones.
  • Otros bancos cuentan con un sistema de bonificaciones mediante el cual, conforme se realizan ingresos o si se mantiene un determinado saldo, los titulares reciben puntos que después pueden canjear por productos que figuran en un catálogo.
  • Las propias libretas o tarjetas están diseñadas para los más pequeños, con dibujos y colores vistosos. También hay productos destinados a adolescentes.
  • Algunas cuentas dan la posibilidad de asociar tarjetas, que dependiendo de la edad del titular permiten sacar dinero o no. Las que no, dan la opción de consultar el saldo y los movimientos para que los más pequeños empiecen a conocer el funcionamiento de los bancos. Algunas destinadas a jóvenes si permiten sacar dinero, generalmente son de débito o prepago.

Quizás te interesa:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *