Errores a evitar al contratar depósitos bancarios

Se trata de uno de los productos financieros más seguros dentro del mercado, por lo que no es de extrañar que su contratación pueda interesarnos. No obstante, antes de hacerlo debemos tener una serie de cuestiones en cuenta, si no queremos arrepentirnos de realizar esta operación.

Una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta sobre los depósitos bancarios a plazo fijo, es que generalmente estos exigen una aportación mínima inicial. 

depósitos, error, estabilidad financiera

Qué debemos hacer antes de contratar un depósito

Esto significa que, es importante informarse acerca del depósito mínimo exigido antes de realizar la contratación del depósito, ya que es posible que la cantidad de dinero exigida no se corresponda con lo que nosotros estamos buscando, o bien que no dispongamos del capital suficiente como para dar ese dinero durante todo el tiempo que dure el producto.

Dar más dinero del que tenemos es un error muy común en los usuarios, y es algo que no podemos hacer tan a la ligera, ya que ese dinero lo estaremos restando a nuestros fondos convencionales para hacer frente al día a día. A la larga, acabaríamos cometiendo un segundo error, que sería cancelar el depósito para poder recuperar el dinero invertido. 

Otro aspecto de los depósitos que hay que tener muy en cuenta, es que estos pueden remunerar el dinero hasta llegar a una determinada cantidad. Por ello, es conveniente conocer hasta qué cantidad de dinero va a remunerar el depósito que contratemos, ya que una vez se supere esa cantidad, el producto contratado no aportará ningún tipo de beneficio. 

Los depósitos bancarios son uno de los productos de ahorro más seguros del mercado, porque se encuentran regulados por el FGD, un órgano estatal cuya función principal es proteger el capital que los usuarios han invertido tanto en cuentas, como en depósitos. Así, en el caso de que la empresa en la que hemos depositado nuestro dinero quiebre, el FGD nos garantiza la devolución de nuestro dinero, con un límite máximo de 100.000 euros por usuario.

Por lo tanto, antes de realizar la contratación de un depósito, es crucial estar seguros de que dicho producto se encuentra vinculado al sistema del FGD, y la cantidad máxima de dinero que cubre en caso de quiebra. De esta manera, tendremos que procurar no invertir más cantidad del dinero que se encuentra protegido por FGD, ya que a partir del límite, es dinero que pondremos en riesgo si algo le sucede a la empresa con la que hemos contratado el depósito. 

También es importante asegurarse de que el depósito que queremos contratar, dispone de una cláusula de cancelación anticipada, lo que nos permitiría acceder al dinero antes de la fecha límite de vida del depósito. Hay determinados depósitos bancarios que no disponen de esta cláusula, y es necesario tenerla en cuenta y reflexionar sobre su utilidad en nuestro caso personal.

Por último, pero no menos importante, debemos tener en cuenta si realmente disponemos de una estabilidad financiera suficiente como para cumplir con el plazo que nos indica el depósito bancario. Si este supera la cantidad de dinero que podemos destinar a dicho producto de ahorro, lo mejor es continuar buscando ofertas de depósitos que se ajusten mejor a nuestra economía personal.

Publicidad