Publicidad

Contratar depósitos merece o no la pena

Los depósitos bancarios no atraviesan un gran momento en lo que rentabilidad se refiere. A pesar de algunos movimientos, promocionales, al alza en algún depósito, lo cierto es que la baja rentabilidad hace cuestionarse si contratar depósito merece o no la pena.

CONTRATAR DEPOSITOS

Sin embargo, si analizamos los datos de contratación de depositos bancarios, aunque han bajado en los últimos cinco años, este producto sigue siendo uno de los favoritos de los ahorradores que ver en el esa combinación de rentabilidad y garantía muy apegada al concepto de ahorro en nuestro país.

Los depósitos en los cinco últimos años

Lo cierto es que hemos atravesado unos años curiosos en cuanto a la evolución de los depositos. Por un lado pasamos de una propuesta abierta de super tipos en la remuneración a un período de control de los tipos más elevados con la llamada ley Salgado, que a la larga culminó con una suerte de liberación tutelada de las remuneraciones con una recomendación clara de mantenerlas a la baja. Esto se tradujo en primer lugar en un mercado muy claro en el que las ofertas se correspondían con los que se denominaban depósitos rebeldes, que fueron muy pocos, y en el que poco a poco fue imponiéndose la lógica aplastante de un periodo desinflación en la que el efecto de la bajada de los tipos de interés fue minando la rentabilidad del depósito hasta llegar a la actualidad.

Quien contrataba un depósito medio a 12 meses hace tan sólo cinco años lo hacía con una rentabilidad que sin muchos problemas superaban 3,5%, mientras que las mejores ofertas podían llegar a rondar el 5%. En la actualidad un depósito medio a 12 meses difícilmente supera el 0,10%, mientras que las mejores ofertas generalmente promocionales, difícilmente van a superar el 0,40%.

La diferencia es más que palpable y aunque tiene mucho que ver con la situación real de la caída del precio del dinero, también es verdad que los depósitos poco a poco van considerándose más con una fórmula vieja, segura, a la que se puede recurrir pero de la que va desapareciendo progresivamente oferta.

Echar un vistazo a la oferta de depósitos en la actualidad significa, si lo comparamos con cinco años atrás, descubrir que la gran mayoría de depósitos a plazo fijo han desaparecido, que las entidades financieras, al menos en lo que a promoción de productos se refiere, ofertan tan solo una o dos referencias concretas aunque se reserven una negociación particular de los depósitos.

CONTRATAR DEPOSITO

Quién contrata depósitos en la actualidad

Obviamente no hay un único perfil ni mucho menos, aunque podríamos distinguir dos grandes grupos de ahorradores que siguen optando por los depósitos como opción principal o como opción transitoria para su dinero.

El primer grupo es el del ahorrador tradicional. Se corresponde con un perfil conservador que no quiere exponer arriesgó su dinero y buscar la seguridad de los productos garantizados. Aunque se ha movilizado también en dirección a otras opciones como los seguros de ahorro, sigue considerando el plazo fijo como una herramienta útil de protección del dinero en la que la sensación de la rentabilidad baja viene dada más por el hecho de no perder dinero con el ahorro inmovilizado y obtener algo de rentabilidad para luchar contra la inflación con el plazo fijo.

El segundo grupo es el del ahorrador/inversor que busca periodos de descanso para su dinero o que apuesta por las oportunidades puntuales. Se trata de un ahorrador que no suele apostar por plazos fijos largos, y que el primero de los casos busca colocar su dinero con garantías mientras elaborar nuevas estrategias de inversión, por ejemplo tras obtener liquidez o de activos de bolsa o de dividendos. El segundo de los casos se trata de un ahorrador que va buscando las promociones que cíclicamente los bancos abren para los plazos fijos. Este perfil está dispuesto a movilizar su dinero en busca de las mejores rentabilidades de los plazos fijos, que generalmente se corresponden a periodos cortos de tiempo para dinero nuevo.

En ambos casos la lógica es buena, por un lado porque para el perfil más conservador se hace difícil movilizar su dinero en otra dirección, y en segundo lugar porque para el ahorrador transitorio en depósitos estos le sirve como herramienta y bien elegidos pueden contribuir de manera interesante a la cartera de ahorro.

Merecen la pena los depósitos para pequeñas cantidades

Es una pregunta muy complicada ya que va a depender mucho del tipo de ahorrador que seas. En general para pequeñas cantidades, y tal y como hoy en día se encuentra la rentabilidad de los depósitos, no parecen la mejor de las opciones. Sin embargo, pueden existir excepciones como las dos que ya hemos citado anteriormente o, simplemente, que deseas colocar tu dinero de ahorro a modo de hucha en un producto que no te permite la liquidez, es decir, no vas a poder romper el cerdito ya que si lo haces perderás dinero y la operación habrá sido en balde.

Lo cierto es que para pequeñas cantidades vas a encontrar en el mercado alternativas muy interesantes que van por ejemplo desde los fondos de inversión de renta fija o de renta fija mixta, donde aunque asumas riesgo, se trata de un riesgo controlado y no sólo te permite las pequeñas aportaciones más o menos constantes sino también una liquidez absoluta. Obviamente aquí asumes riesgos sobre tu capital.

También existen fórmulas como las cuentas de ahorro, muy similares a los plazos fijos pero con menor remuneración aún y, en este caso, con liquidez es decir, podrás retirar tu dinero de manera casi inmediata cuando lo necesites. U otros sistemas de ahorro como los PIAS, PPAS o en general seguros de ahorro que en algunos casos te permite las aportaciones sistemáticas de pequeñas cantidades.

En definitiva, más que preguntarnos si nos merece la pena o no invertir nuestro dinero ahorrado en un depósito, debemos preguntarnos qué queremos hacer con ese dinero y los niveles de exposición a los que estamos dispuestos a llegar. Por sistema ya hemos dicho, hoy por hoy para pequeñas cantidades no se trata de una opción realmente atractiva.

CONTRATAR DEPOSITO

Apostar por los depósitos promocionales

Las mayores rentabilidades en la actualidad las vamos a encontrar o bien en depósitos extranjeros o bien en los depósitos en época de promoción.

Sobre los depósitos extranjeros hablaremos en próximos artículos, pero baste decir que muchos de ellos no se encuentran sujetos según las legislaciones de sus países de origen fondos de garantía y los capitales asegurados lo son a través de aseguradoras o similares. Esto no quiere decir que no puedan ser productos interesantes, pero sí que van a tener unas particularidades que en algunos casos les restan atractivo, además de algunas consideraciones fiscales a tener en cuenta.

El caso de los depósitos promocionales es diferente. En la actualidad el mercado tiene varias ofertas de depósito muy por encima de la media de rentabilidad. Se trata generalmente de depósitos a corto plazo para cantidades determinadas de dinero, generalmente para dinero nuevo y con una rentabilidad limitada en un período de tiempo limitado.

Estos depósitos pueden resultar muy interesantes. Debemos tener en cuenta que la movilización de dinero nuevo de un banco a otro no nos va a obligar a la permanencia generalmente. Esto significa que vencido el plazo del depósito en promoción, podemos perfectamente buscar otra opción en la línea dentro de otra entidad y movilizar nuestro dinero allí. No se trata de operaciones de gran rendimiento pero obviamente tal y como está el mercado ser capaces de mover este dinero garantizado buscando las mejores opciones puede resultar interesante. Eso sí, recuerda que existe una limitación bastante fuerte sobre las cantidades máximas y sobre los plazos de tiempo de duración de la bonificación.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *