Publicidad

Depósitos mixtos

Los depósitos a plazo fijo han sido sin duda un instrumento de ahorro muy valorado por los ahorradores en productos financieros. De hecho en la actualidad el volumen de ahorro en depósitos sigue siendo muy elevado. Sin embargo, la escasa rentabilidad este producto, hace que el ahorrador tradicional ponga sus ojos en otras opciones como los depósitos mixtos.

DEPOSITOS MIXTOS

Para quien está acostumbrado en el tiempo la garantía y seguridad que los depositos bancarios ofrecen, los últimos cinco años no son desde luego nada buenos. Se ha retrocedido en la rentabilidad de los depósitos de manera espectacular, pudiendo cuantificar el retroceso medio por encima del 400%, e incluso más.

Donde hace no tanto tiempo se nos ofrecía depósitos a 12 meses con rentabilidades bordeando el 5%, en la actualidad difícilmente vamos a encontrar un depósito a un año con una rentabilidad superior al 0,30%, y estamos hablando de los mejores depósitos del mercado.

Aun así seguimos contratando depósitos. Se entiende que para muchos ahorradores es esencial la protección que depósito propone sobre el capital, e incluso, con rentabilidades cercanas al 0%, y más aún, con la sombra de la rentabilidad negativa, este perfil de ahorrador conservador no quiere en ningún caso haber comprometido su capital.

Dentro de esta opción existen algunas alternativas que, en principio, parecía que iban a tener más éxito en cuanto a demanda y contratación del que están obteniendo. Una de estas alternativas son los depósitos mixtos.

Qué son los depósitos mixtos

Conocemos estos depositos con muchas denominaciones, y realmente el origen cada una de ellas servirá para identificar un modelo de ahorro. Esto con el tiempo se ha ido difuminando y hoy en día un depósito mixto también puede ser denominado depósito combinado o depósito estructurado.

En esencia, un depósito visto nos propone combinar la garantía sobre el capital aportado una imposición, una rentabilidad no garantizada. Es decir, a diferencia del depósito tradicional donde en el contrato se nos ofrece una garantía de rendimiento que se cumplirá al finalizar la vida del producto, en el depósito combinado esta garantía no existe.

Estos depósitos basan su expectativa de rendimiento en la evolución de índices de Bolsa, determinadas acciones, o incluso materias primas. Esto significa que cuando estas referencias tienen una evolución positiva y cumplen la expectativa firmada en el contrato, el ahorrador recibirá una remuneración. Sin embargo, en el otro vértice, cuando los índices de referencia no evolucionan de manera positiva, no sólo podemos percibir una remuneración menor, también podemos quedarnos sin ninguna remuneración.

Lógicamente la gran ventaja de este tipo de productos se encuentra cuando los índices de referencia tienen una evolución positiva. En este caso las medias de rentabilidad de los depósitos mixtos son muy superiores en la actualidad a las medias de las tradicionales imposiciones a plazo fijo.

La rentabilidad de los depósitos mixtos

Sobre el papel los depósitos del ministro son productos de ahorro que se orientan a un inversor con un perfil claramente conservador pero que busca obtener mayor rentabilidad que la que le ofrecen hoy en día los depósitos tradicionales. Partiendo de la preservación del capital como eje central de la contratación de estos depósitos, hay algunos matices que son interesantes y que deben ser tenidos en cuenta antes de contratar uno de estos productos.

Debe quedar claro que cuando el índice de referencia se revaloriza el depósito mixto gana y cuando el índice se devalúa el depósito mixto pierde rentabilidad, nunca capital.

Dicho esto es importante tener en cuenta que existen limitaciones al beneficio, es decir limitaciones a la remuneración. Del mismo modo que en caso de una evolución negativa muy acentuada nuestro capital está preservado y lo único que perderemos es la expectativa de rentabilidad, en caso de una evolución positiva muy acentuada existieran límites a la rentabilidad máxima que vamos a percibir. Es decir, si la evolución del índice permitiría matemáticamente pensar en un rendimiento del 10% es muy probable que hayamos pactado una rentabilidad escasamente superior al 1,5%. Por encima de la rentabilidad máxima pactada no percibiremos remuneración alguna independientemente de que la evolución del índice se dispare en positivo.

La remuneración se calcula desde dos posibilidades, la primera cuando se ha tomado como referencia el valor de las acciones o del índice en el momento de contratación del depósito. Cuando concluye el plazo del depósito se comparará el valor de las acciones o del índice respecto a la fecha indicada para su liquidación. El segundo caso es cuando se toma una fecha determinada como referencia para calcular el valor de las acciones por el índice de referencia. En este caso generalmente se realiza una comparativa transcurrido un periodo de tiempo determinado que suele ser de un año para realizar la liquidación de intereses. Es importante tener en cuenta que en este segundo supuesto determinados depósitos mixtos pueden prorrogar la imposición en caso de evolución negativa del índice. De todos modos esta prórroga será temporal y jamás aceptarán al principal.

En este post repasamos los mejores depósitos a un mes

DEPOSITOS BANCARIOS

Contratar un depósito mixto

Queda claro a lo largo de todo este artículo que la principal ventaja que puede ofrecer un depósito mixto es una expectativa de rentabilidad superior a la media, pero sólo una expectativa. Antes de contratar un depósito mixto debemos tener claro este aspecto, es decir, perfectamente podemos encontrarnos transcurrido el periodo de vigencia de nuestra imposición sin remuneración alguna.

A partir de aquí las consideraciones antes de contratar este tipo de depósitos son similares a las de cualquier otra imposición a plazo fijo. Leer detenidamente las condiciones de la operación y entenderlas, sabiendo de esta manera no sólo el tipo de producto que estamos contratando sino también aquellos elementos que pueden influir en la rentabilidad y la evolución del mismo.

Es relevante que recuerdes que cuando contratas depósito mixto contratas una garantía de protección del capital. Y esto es importante debido a que en un pasado no tan lejano se han comercializado productos en nuestro país como si fueran depósitos pero sin serlo, un ejemplo muy claro es lo que ocurrió con las preferentes. Por tanto, no contrate es nada sin la garantía absoluta de preservación sobre tu capital, y obviamente esta garantía no se basa en la palabra de un agente comercial sino en un contrato firmado claro, a tu disposición y que en caso de dudas puedes contrastar con ayuda legal. Recuerda que contratar un producto de riesgo como las preferentes puede arruinar tus finanzas personales ya que se trata de productos complejos no adecuados para ahorradores con perfil conservador.

También es importante en el caso de los depósitos mixtos comprobar los escenarios de cancelación. Es importante porque existen algunas ofertas en las que la cancelación automática se aplica cuando se alcanza el objetivo de rentabilidad que determina la entidad depositaria. Es decir, si nuestro depósito cumple sus objetivos en un plazo de seis meses independientemente de haber sido contratado a doce meses puede ser liberado.

Otra cuestión que debes también valorar es el seguimiento de la evolución de las acciones o los índices a los que se encuentra referenciado tu depósito. Esto es relativamente sencillo ya que debes contar con toda la información posible que te habrás proporcionado tu entidad financiera, si no es así estás en tu derecho de reclamarla.

Descubre en este artículo cómo son los depósitos online

DEPOSITOS

Resumen sobre los depósitos mixtos

A la hora de contratar un depósito nos preguntamos ¿qué tipo de interés me conviene? los bancos ofrecen todo tipo de depósitos. Con remuneración en especie, los estructurados, con tipos fijos a 1 mes, 3 meses, 6 meses, 9 meses, 12 meses o a largo plazo.

Las opciones son muy variadas, ya que existen clientes conservadores y aquellos que también gustan de la especulación. Este último segmento tiene a disposición un tipo de imposición especial, y que cada vez tiene más ofertas a su alcance, los depósitos mixtos, aquellos que combinan los tipos de interés.

¿En qué consisten los depósitos mixtos? Básicamente son productos a plazo que se dividen en dos partes:

  • Una primera que aplica un tipo fijo que no suele superar el año de vida
  • Una segunda oferta con remuneración variable, referenciada a la bolsa, el Euribor, las divisas o las materias primas .

El riesgo de este tipo de depósitos mixtos radica en la segunda parte. Si bien la mayoría garantiza el 100% del capital invertido, las remuneraciones variables ofrecen un abanico de posibilidades, desde un 0% hasta tipos muy superiores a las remuneraciones medias, pero que dependerán de factores vinculados a la referencia del depósito.

En muchas ocasiones se invierte el 50% a tipo fijo y el 50% restante al depósito referenciado, sin embargo, cada producto tiene sus reglas, y cuanto más alto suele ser el tipo de interés para la primera parte, menor es el plazo de vida y más bajo es el porcentaje que se aplicará a la porción inicial.

Este suele ser el gancho publicitario, nos venden tipos de interés muy altos, pero los riesgos son directamente proporcionales.

A pesar de que debemos tomar ciertos recaudos para no escoger un producto que puede inmovilizar nuestro dinero durante un plazo muy largo suelen no permitir el rescate anticipado), les ofrecemos un listado de los depósitos mixtos que comercializan cajas y bancos en España:

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *